Los Mousetoon salen de Plagaskaven

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Mousetoon salen de Plagaskaven

Mensaje  Busanya el Mar 15 Feb 2011, 16:59

Una tapa de alcantarilla se eleva del suelo cercano a la organización y cae a un lado sin apenas hacer ruido. Un tenue fulgor verde escapa de la oscura boca abierta en el suelo e ilumina las volutas de niebla nocturna que rodea a los representantes de otros equipos que se afanan en finalizar sus preparativos. La pesada atmósfera parece recogerse sobre si misma con temor reverencial al compás de un extraño mantra proveniente del subsuelo: "Corre-corre, mata-mata". Una zarpa asoma por el agujero, dos ojos rojos la siguen, en breves instantes se multiplican y una multitud de figuras sombrías, encorvadas y sigilosas se dirigen al extraño cartel que reza "Organización Piel de Minotauro". Cada paso de cada sombra es acompañado por un "mata-mata", cada pequeño salto por un "corre-corre", hasta que sin previo aviso todas las figuras se detienen y cesan los susurros. Dos de las sombras más dantescas se adelantan al resto:

- Pixie, ¿estás seguro que aquí podremos correr y matar? - dice una de las sombras, la que tiene unas extrañas lentes en su rostro a modo de ojos.
- No lo sé Dixie, correr seguro que correremos, matar...depende. - la extraña forma parecida a una rata se sume en un extraño silencio.

Las dos figuras se acercan a un pergamino clavado en la puerta de la organización de la 2ª división de la Novena Liga Piel de Minotauro, Dixie extiende un maltrecho dedo de su garra y empieza a recorrer el pergamino de arriba a abajo en busca de algún tipo de señal. Los susurros comienzan a elevarse de nuevo con un "corre-corre", que aumenta de volumen a medida que transcurren los segundos...hasta que el dedo se detiene en una fila del listado de emparejamientos:

- Los traumatólogos...mmmm, ¿te dice algo ese nombre Pixie? - dice Dixie entre esputos.
- Naaah - escupe Pixie - ya sabes como son de fanfarrones estos chicos caóticos. Además, no saben como se las gasta Rasca, y nosotros tenemos esto.

Pixie abre su garra y muestra un pequeño cubo con unas inscripciones refulgiendo con un verde mortecino, uno de los lados del cubo muestra una calavera. Las figuras emprenden la carrera hasta la entrada a la alcantarilla. Antes de cerrar la entrada con la tapa, el clamor que surge de entre las sombras se eleva en una especie de chillido antinatural: "¡Mata-mata-mata!".

Los Mousetoon se presentan en sociedad...


Última edición por Busanya el Vie 25 Feb 2011, 01:16, editado 5 veces (Razón : Repaso del relato...)
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mousetoon 1 - 1 Traumatólogos

Mensaje  Busanya el Vie 18 Feb 2011, 02:11

La gruta que se abre justo al final de las alcantarillas huele a pelo mojado, suena a goteo incesante y brilla con una iridiscencia verde muy extraña. Un par de sombras tenebrosas se proyectan sobre la pared más lejana de la gruta.

- No entiendo que es lo que hicimos mal, no paramos de corre-corre por todas partes...
- No pienses más en ello Pixie. - dice una de las sombras - Esa carne de vacuno gigante intimidó a medio equipo y nos olvidamos del mata-mata.
- Es cierto, y Rasca estaba demasiado excitado para obedecer órdenes, ¡espero por su bien que se comporte el siguiente partido! - musita Pixie.
-Al menos no tenemos que lamernos ninguna herida y estamos todos de una pieza. - suelta con una tétrica carcajada Dixie - No se como nuestro chico pudo anotar al recibir el pase entre tantas cabras y dedicarse luego a esquivar la multitud de brazos bovinos que trataban de detenerlo. Esa rata tiene más agallas que nadie, hizo un corre-corre fantástico.
- Si pero no sirvió de nada, nos empataron estando nosotros dos y 5 chicos más en el campo. ¡Maldito sea Rasca y su sangre ogra! ¡No hizo nada en todo el partido! - grita enfurecido Pixie - ¿Qué se supone que hemos de hacer nosotros? ¿Meterle la bota por su enorme culo para que espabile?

Pixie y Dixie salen de las sombras cargados de un barril de cerveza. Lo depositan en el suelo y abren su tapa para soltar dentro unas cuantas piedras bruja. La espuma resultante rebosa del barril y unas risitas se escapan de esta pareja de skaven.

- Menos mal que nosotros tenemos un plan. - afirma Pixie agitando el barril - Solo tenemos que conseguir que esos vikingos sin sesos se tomen un par de jarras de esta cerveza y serán nuestros.
- ¿Crees que funcionará? ¿Por fin podremos matar-matar? Mira que el último truco del dado no sirvio de mucho contra los chicarrones del Caos. - dice claramente decepcionado Dixie.
- Escucha, no podemos dejarlo todo a la suerte de una tirada de dados, ya has visto lo que pasa. Pero esos Nórdicos con los que tenemos que enfrentarnos vienen de un encuentro "complicado" con unas chicas salvajes, ¡han salido vapuleados! ¡Necesitan beber para olvidar! - exclama Pixie - y cuando pidan bebida, adivina de donde beberán...

Pixie golpea el barril con su garra y empieza a reir. Dixie lo acompaña con un repetitivo "mata-mata".

Los Mousetoon están preparados para enfrentarse a los Nórdicos.


Última edición por Busanya el Vie 25 Feb 2011, 01:17, editado 1 vez
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Windemere Riders 2 - 1 Mousetoon

Mensaje  Busanya el Vie 25 Feb 2011, 01:04

-¿Te duele mucho Dixie? - preguntó Pixie mientras frotaba una piedra bruja en el derrame ocular de Dixie.
- ¡Arrgh, por la rata cornuda, claro que si! Ese bárbaro nórdico me metió el dedo en el ojo. ¡Maldita sea su estampa! ¡No creo que esté listo para el siguiente partido! - protestó.
- Pues yo pienso que te lo tienes merecido - dijo Pixie - Eso te pasa por husmear donde no debes. ¿Pensabas que si Canal Visión no emitía el partido en directo tendríamos más oportunidades de vencer?
- Lo cierto es que...
- Lo cierto es que nada - atajó Pixie - Teníamos un plan, y el plan no era sabotear la emisión del partido tres veces seguidas un día y desde el banquillo con medio ojo fuera el último día - Lanzó la piedra bruja contra la pared mientras preguntaba - ¿No debías encargarte tú de que los animales norteños se bebieran la cerveza que preparamos?
- Si, pero...
- ¡Si pero los que se la bebierón fueron los nuestros! - gritó Pixie esputando saliva.
- Que culpa tengo de que Splinter quisiera celebrar el MVP del último partido, ¡no soy su maldita madre!
- Maldita sea, es imposible razonar contigo - siseó Pixie al borde de un ataque de furia - Me largo a preparar el siguiente partido - dijo alejándose de Dixie y colándose por una cámara cercana.
- ¡Eh! ¿Y ahora quien me curará el ojo?

Pixie le daba vueltas a lo sucedido mientras se dirigía a su cubil. Imágenes del partido viajaban a toda velocidad por su pequeña mente. Rasca por fin empezaba a atizar y logró lesionar dos nórdicos, al final parece que la cerveza es lo que le pone en marcha, ya que cuando sus efectos se pasaron en la segunda parte, apenas hizo nada...aunque jugó mejor este partido que el anterior con los chicarrones del caos. Su rostro se ensombreció. ¡Por culpa de Dixie los nórdicos se enfrentaron a un equipo de skavens borrachos! ¡Si hasta Minnie perdió el balón, lanzó uno fuera y hasta que no se le pasó el efecto de la cerveza no atinó un pase! ¡Esos malditos norteños nos marcaron dos veces seguidas! Al menos Super Ratón volvió a realizar una de sus jugadas y logro el tanto del honor. ¡Maldita panda de roedores inútiles! Mickey sufrió una dura entrada que le ha roto la clavícula, veremos cuanto tiempo dura en las filas de este equipo...

Pixie se retiró a pensar a su camastro, el siguiente partido era contra esos no-muertos de Khemri, tipos duros, pero lentos y torpes. Lo principal era evitar caer en las garras de sus cuatro grandullones, si lograba que el maldito equipo le hiciera caso de una vez, podrían tener una oportunidad. Mientras se frotaba una pierna, enseño los dientes y susurró:

- Al menos procuraré que a Rasca no le falte cerveza. Esta vez dependemos de su culo gordo.

Los Mousetoon están algo maltrechos pero listos para enfrentarse a los Khemri.
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

carabanchel pink beasts 2 - 0 Mousetoon

Mensaje  Busanya el Jue 03 Mar 2011, 01:07

La alcantarilla era toda una fiesta, los barriles de cerveza vacíos se balanceaban por el suelo con los ocasionales golpes de algunos skavens ebrios, por doquier el verde fulgor de las piedras brujas iluminaban rostros ratunos, algunos taciturnos, pero la gran mayoría contentos. El porqué de esa alegría tras perder de nuevo un partido no era fácil de adivinar, pero en un rincón de la sucia cámara, dos figuras con armadura lo dejaban bien claro.

Dixie miraba con asombro la nueva armadura de Pixie mientras se rascaba la cabeza.

- ¿Te gusta mi nuevo mata-mata Dixie?
- Me encanta, lo que no acabo de entender es como ese extraño patrocinador...¿cómo dijiste que se llama ese hijo de la rata cornuda? Zop..
- Zoilupi, Dixie, se llama Zoilupi, y gracias a el hemos recuperado la recaudación del partido contra los norteños.- responde Pixie.- Gracias a él ahora tenemos un nuevo fichaje, esta armadura que me permitirá ciertos trucos, y el puño americano de Splinter, perfecto para robar balones.
- Aaaah - exclama de placer Dixie - ahora ya podremos hacer de las nuestras, corre-corre y mata-mata.
- Siempre y cuando tengamos al Caos de nuestro lado - refunfuña Pixie - ya que ultimamente no paramos de recibir un trato injusto por los dioses del Caos.
- ¡Esto es Blood Bowl! - exclaman en un grito todos los skavens de la alcantarilla.
- ¡Callaos malditos! - grita Dixie.
- Razón no les falta - dice Pixie - Ten en cuenta que por muy a punto de marcar un touchdown que estemos, si dejamos a alguien cerca, como en el partido con esos sacos de huesos y vendas de Khemri, que pueda impedirlo, lo impedirá, por muy torpe que sea nos esquivará y recogerá el balón para anotar.
- Además, no paramos de recibir. ¡Necesitamos que Rasca mate-mate de una vez! - Dice enfurecido Dixie.
- No pienses ahora en eso. Nuestro siguiente partido será divertido. Nos enfrentamos a los "nobles" de entre los elfos...
- ¿Qué tienes pensado hacer para ganar Pixie?
- Sencillo - responde - Nosotros corremos más y mejor, es hora de mostrar a la vieja Albión lo que sabemos hacer a la hora de correr.
- ¿Sin trucos Pixie?
- Sin trucos - dice Pixie mientras se levanta con una jarra de cerveza en la mano - Y en el caso de que los tuviera, no pienso explicartelos.

Pixie se aleja de un boquiabierto Dixie. La fiesta continua en la alcantarilla celebrando, no las dos derrotas consecutivas, sino más bien el nuevo patrocinador que les ha salvado la temporada.

Los Mousetoon se toman un breve descanso para preparar su partido contra los orejas picudas.
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espadas de Nagarythe 2 - 0 Mousetoon

Mensaje  Busanya el Dom 06 Mar 2011, 11:28

En una cámara oscura y húmeda de las alcantarillas, apenas iluminada por unas cuantas velas y el apagado fulgor de varias piedras bruja, sentado en una desvencijada y sucia silla frente a una mesa, un colérico Pixie aguantaba como podía la rabia que subía por su garganta. En sus manos tenía una bola de Canal Visión que no dejaba de observar una y otra vez. Cada uno de los visionados de las jugadas de los Mousetoon del anterior partido provocaba un espasmo de furia, haciendo que las uñas de Pixie arañaran la superficie de la mesa con fuerza, marcándola con profundos surcos. Sus ojos inyectados de sangre se iluminaban con los destellos de las repeticiones. Las risas del público rebotaban en su cráneo con furibunda verguenza. Los malditos orejas picudas les habían tendido una trampa.

Repetición 1

Los Espadas anotan tras cuatro turnos de avance y unos cuantos pases. El anotador, su elfo estrella de inusitada fuerza avanzó de manera implacable hasta la zona de touchdown.

Pixie clava con fuerza las uñas en la mesa.

Repetición 2

Cuando los Mousetoon estaban preparados para recibir, los seguidores de los Espadas saltan al campo y dejan aturdidos a 8 skavens. Los Espadas recuperan rápido el balón y tratan de anotar, los pocos remanentes de los hijos de la rata cornuda logran detenerlos a costa de que su médico salvara la vida a Splinter, que hasta el momento no había podido detener más que una vez al jugador estrella de los Espadas con su guantelete de robar balones.

Las uñas de Pixie se hunden con rabia y empiezan a arañar la superficie de madera de la mesa.

Repetición 3

Al iniciar el segundo periodo, los elfos se adelantan al ataque de los Mousetoon recuperando el balón con rapidez. El árbitro estaba claramente comprado y no anuló semejante infracción del reglamento de Blood Bowl. Los Altos Elfos se estaban comportando como sucios orcos y los Skaven parecían inocentes halflings. [Risas de los espectadores]. Los Espadas anotan tras lesionar a Mickey Mouse y dejar unos cuantos inconscientes de por medio.

La mano de Pixie tiembla por la fuerza que imprime en la madera.

Repeticiones 4, 5, 6 y 7

Minnie pierde el balón al recibir un pase en mano. Sin demora recupera el balón del suelo y lanza un pase corto a Super Ratón...que falla estrepitosamente la recepción y envía el balón fuera.
El público de los Espadas devuelven el balón tras las líneas élficas y el árbitro mira a otro lado. Llevados por la rabia, Rasca mata un línea de los Espadas y Splinter arranca la vida de un Blitzer despistado.
El nuevo fichaje, Ratatouille, se arma de valor y recoge el balón. Se acerca a la línea de touchdown con un último esfuerzo y...cae al suelo. [Más risas enlatadas].
Tras recibir unos cuantos placajes duros de los Espadas y perder unos cuantos skavens que se duermen en la inconsciencia, Ratatouille se levanta en la zona de touchdown, y trata de coger de nuevo el balón para anotar. ¡Sin éxito! El balón resbala de sus manos y termina el partido. [Las risas se elevan de tono y la imagen de un trofeo, el del equipo más torpe, ocupa la visión de la bola].


Una uña de Pixie se parte y con ciega furia lanza la bola de Canal Visión por el umbral de la cámara justo en el momento en que Dixie se disponía a entrar. Haciendo gala de los reflejos propios de los skaven, Dixie esquiva la bola y se da media vuelta para alejarse de allí. No es un buen momento para hablar con Pixie.

Dixie observa a los integrantes de los Mousetoon tirados por el suelo lamentándose de su suerte. La moral baja. Las heridas sangrantes. No podía permitir eso ahora. El próximo partido sería duro de pelar, aunque con suerte esos apestosos de Nurgle les podrían bendecir con alguna mutación. Si, ese será el plan, pegarse a los pestigor lo máximo que pudiera para recibir una mutación, ya que de enfermedades las ratas están más que servidas.

Sonriendo, Dixie aleja todo oscuro pensamiento de su mente y juguetea con un balón de Blood Bowl. Al menos habían matado un par de elfos. Mata-mata. No caerían ante los Nurgle, llegó el momento de contentar a Pixie con una victoria.
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mousetoon 1 - 2 Pedo, Kulo, KK y Pis

Mensaje  Busanya el Mar 15 Mar 2011, 15:52

Pixie estaba ojeando el pergamino de estadísticas de los partidos disputados hasta ahora. Estaba mucho más tranquilo, al menos en apariencia, que al finalizar su penúltimo partido y eso era algo realmente incomprensible. Si de algún partido debía estar furibundo, ese era del último partido disputado con los discípulos de Nurgle. Las cosas, sencillamente, no habían salido como debían. Tras otro comienzo horroroso, los Mousetoon fueron capaces de recuperar el balón y anotar tras una jugada de pase, Ratatouille había sabido recibir el pase de Super Ratón y corrió como alma lleva la Rata Cornuda hasta la zona de touchdown. Los Nurgle eran duros de roer, la defensa fue impecable hasta casi finalizar el primer periodo en el que un maldito pestigor logró esquivar y anotar a duras penas en el último momento. La segunda parte fue harina de otro costal. Los skavens caían como moscas, y apenas cinco de ellos aguantaron hasta el final, ¡incluso Rasca se retiró lesionado junto con otros compañeros más débiles! El avance de los Nurgle fue imparable y anotaron el touchdown que marcaba la diferencia.

Pero entonces sucedió...

Pixie recordó ver, entre las brumas de la inconsciencia, como los seguidores de los Mousetoon invadían el campo y linchaban a gran parte de la plantilla de los apestosos. ¡Sus seguidores los apoyaban incondicionalmente a pesar de los resultados! ¡Algo no debían de estar haciendo del todo mal! Y delante de sus ojos tenía la respuesta...

Su vista se paró en las clasificaciones de diversas categorías de juego, allí se veía a Minnie como la mejor lanzadora de la segunda división hasta la fecha con 96 yardas, Rasca aparecía en el tercer puesto de los más brutos con 14 placajes empatado con otros salvajes de su índole, e incluso el primer y tercer puesto de los que más recibían pertenecían a Stuart Little y Fievel con 15 y 14 placajes recibidos respectivamente. Como equipo estaban en el tercer puesto de los mejores lanzadores con 138 yardas y en el segundo puesto con 94 placajes recibidos en la clasificación de los que más recibían. En el resto de las clasificaciones aparecían en la media. Ser de los que más recibían no era tan preocupante teniendo en cuenta que unicamente habían recibido cinco lesiones leves y una única muerte, pobre Timoteo, en 95 placajes. Todo esto era motivo de alegría, pero entonces ¿porqué no tenían más puntos? ¿porqué eran el farolillo rojo de su grupo? ¿porqué no habían logrado ganar un partido?

Pixie se esforzó en pensar en el siguiente partido con los orejas picudas oscuras. No era cuestión de dar el partido por perdido, pero unos cuantos de los mejores de los Mousetoon debían descansar ese día, incluído él mismo, y nunca se sabía como actuarían esos malditos solitarios que los suplirían. Sea como fuere, no escatimaría en recursos tratando de presionar a los oscuros elfos... además, Ratatouille se encerró en su cámara hace unas cuantas horas, parece ser que tras su segundo partido ha logrado aprender algo importante que no quiere mostrar a los demás o quizás está rogando por algún tipo de mutación...
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sombras de Kharond Khar 3 - 2 Mousetoon

Mensaje  Busanya el Jue 17 Mar 2011, 13:43

Era un día perfecto para el Blood Bowl, aunque tanto los Skavens como los Elfos Oscuros no pensaran lo mismo con tanto sol. Pixie se encontraba en las gradas de ese maravilloso campo con forma de balandra, Rasca le había procurado un buen sitio apartando "amablemente" a sus anteriores ocupantes. Los orejas picudas parecían amenazantes, pero esta vez se podía apreciar un brillo particular en los ojos de los Mousetoon, habían recuperado la moral y estaban dispuestos a dejarse la piel en el campo.

El apestoso goblin pitó el inicio del partido, los Mousetoon recibían el balón. La patada llevó el cuero cerca de la línea, Speedy se encontraba allí y se movió raudo, pasó el balón a Minnie que sin dilación se acercó a Ratatouille y con un pase corto le dio el "esférico". Ratatouille descubrió entonces a todos los espectadores que es lo que había aprendido en su encierro anterior, ¡era capaz de superar los límites físicos y correr un poco más! ¡Ratatouille se quedó a una sola casilla del touchdown! El resto del equipo gritó un corre-corre estruendoso, el público estaba anonadado, los skavens se movían raudos y lanzaban dentelladas a todo elfo que tuvieran cerca. Emocionado Rasca aplastó el cráneo de un humano que se sentaba frente a él, Pixie permanecía impertérrito, aunque se adivinaba un atisbo de sonrisa en su rostro.

Los orejas picudas se quitaron el asombro de encima y empezaron a rodear a Ratatouille, e incluso uno de ellos lo golpeó tirándolo en la zona de touchdown junto con el balón. Los Mousetoon recibían duros placajes pero aguantaban estoicamente imbuídos en un renovado ánimo y con la moral en las nubes. ¡Cualquier parecido con los anteriores partidos era pura coincidencia! El público pensaba que los elfos oscuros empezaban a dominar la situación cuando sin previo aviso Ratatouille se levantó, esquivo a sus marcadores, recogió el balón del suelo y anotó el primer touchdown. Rasca había entrado en un estado de frenesí tan salvaje que nadie se sentaba a seis metros de él salvo si querían ir rápido al otro mundo. Las gradas gritaban el nombre del nuevo héroe, ¡Ratatouille, Rat-rat-ratatouille!

Los skaven formaron de nuevo con una defensa muy abierta, y los elfos respondieron con una oscura oleada de placajes, el primero en caer fue Mickey, aunque el médico pudo salvarlo en el último momento y llegó al banquillo contusionado. Acto seguido, una sucia jugada élfica lanzó Minnie fuera de la banda donde unos aficionados de los Sombras de Kharond Khar le propinaron una buena paliza evitando así que saliera a jugar el resto del partido. Aún así, la formación defensiva aguantaba firme todos los golpes, y con un gran grito de furia respondieron con un oreja picuda salvado de las puertas de la muerte, un conjuro de fuego y, lo más sorprendente, recuperando el balón y realizando de nuevo una brutal jugada de pase y carrera, en la que los tres corredores de alcantarilla participaron de alguna manera. Así pues, Speedy González, Super Ratón y Ratatouille lograron anotar el segundo tanto cuando no había transcurrido ni la mitad del tiempo reglamentario del primer periodo. El público coreaba el nombre de Mousetoon. Rasca estaba luchando con los cuerpos de seguridad del campo con increíble valentía. Pixie no dejaba de tomar notas.

Cuando el partido se reanudó, se enfrentaban nueve componentes de cada equipo, y así se mantuvo sin apenas diferencias hasta el final del partido. Antes de la conclusión de la primera parte, los Sombras lograron reducir diferencias y ambos equipos se castigaban con duros placajes y jugadas de pase imposibles. La segunda parte comenzó con los Sombras conduciendo el balón con dificultades a la zona de touchdown y empatando el partido. Era el turno de los Mousetoon. Ocho valientes skavens se enfrentaban a nueve agotados elfos oscuros. El público mantenía un silencio ensordecedor, los aullidos de Rasca tratando de evitar su expulsión del campo taladraban los oídos de Pixie, que chirriaba los dientes del nerviosismo. Llegaba el momento clave. Los Sombras patearon el balón y, como relámpagos, los Mousetoon se adelantaron unas décimas de segundo a los elfos e iniciaron de nuevo un baile de velocidad, pases en mano y pases cortos, Ratatouille tenía de nuevo el balón y un carril a su disposición sin oposición élfica...empezó a correr. En la gradería Pixie golpeó con furia el suelo, se había percatado del problema, Dixie no estaba acompañando la jugada, se había quedado ensimismado con la velocidad de la jugada. Ratatouille forzó más de la cuenta y cuando estaba a punto de anotar cayó al suelo sin aliento. Si Dixie hubiera acompañado la jugada, los elfos no hubieran recuperado el balón y anotado, y la victoria habría sido para los Mousetoon. Si Dixie hubiera acompañado la jugada, los ensangrentados puños de los Sombras no habrían lesionado a tres compañeros que quedaron vendidos al no finalizar la jugada Ratatouille. Si Dixie hubiera acompañado la jugada...

Pixie abandonó el estadio. Esputos blancos de saliva asomaban por su mandíbula, sus puños se apretaban con furia y en sus manos quedaron las marcas descarnadas de las uñas. Su vista se posó un segundo sobre Rasca que había terminado con los cuerpos de seguridad y ahora roía sus huesos. Esta noche enseñaría una dura lección a Pixie, no volvería a abandonar una jugada ¡nunca más!
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tragabolas 0 - 2 Mousetoon

Mensaje  Busanya el Sáb 19 Mar 2011, 20:07

- Y cuando uno menos se lo espera - murmuraba Pixie - llega la primera victoria.

Mientras acariciaba la nueva armadura de Dixie, recordaba como el partido contra los Tragabolas fue uno de los mejores de los Mousetoon. No faltó el corre-corre, el pasa-pasa y el mata-mata. Lo más increíble de todo fue que esos mastodónticos ogros no pudieron detener el avance de sus compañeros. Los snotlings caían a sus pies y no acertaban a recoger el balón.

Ratatouille, Super Ratón, Speedy González y Minnie no pararon de realizar pases, carreras e increíbles jugadas. Rasca se comportó correctamente atizando a todo el que podía, parecía otro. Dixie estuvo increíble, y le dolía reconocer que incluso mejor que él mismo. Aún así se cometieron errores, mal posicionamiento, malas decisiones que fueron equilibradas por la mala suerte de los Tragabolas.

Mientras se dirigía a la cámara de celebración de victorias, se puso a pensar en su siguiente oponente, según se decía las chicas tienen repelús a los roedores, era un partido ideal para corretear entre sus falditas. Pero ahora era el momento de la celebración. Los chicos habían realizado un gran trabajo adornando la cámara de la alcantarilla con multitud de piedras bruja.

- ¿Para cuando la primera mutación, oh Rata Cornuda? - se preguntó a si mismo.

- PRONTO - dijo una voz cavernosa tras de si - MUY PRONTO.

Pixie giró sobre sus pies asustado y sorprendido, pero no logró ver a nadie. Se paró y prestó atención a todos los sonidos, pero el alboroto de la celebración no le permitía escuchar nada. Finalmente decidió que todo había sido producto de su imaginación y enseñando los dientes se reunió con el resto de sus compañeros. En ese momento una sombra se deslizó hacia el umbral más oscuro, entre sus manos sujetaba un extraño amuleto que depositó bajo el camastro de Minnie...
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mousetoon 1 - 1 [PdM] Las Chonis

Mensaje  Busanya el Mar 29 Mar 2011, 15:45

Y ahí estaban de nuevo reunidos en las alcantarillas de la ciudad. Trece Skavens que poco a poco, partido tras partido, comenzaban a sentirse más orgullosos de si mismos, habían logrado empatar con las chicas amazónicas en un partido duro e impreciso con el balón. Uno de esos partidos en los que lo mejor era golpear y correr, y aún así habían logrado anotar tras un pase fallido. A la hora de defender habían aguantado sin rechistar los golpes más duros de las rudas chicas, pero al final del partido no pudieron contenerlas mucho tiempo más y sobre el pitido, como siempre, no pudieron impedir el empate.

Aún así, si un espectador los viese ahora y posase la mirada rostro por rostro, tratando de escuchar los pensamientos que recorrían sus cabezas, se detendría en unas cuantas.

El rostro afilado de Minnie dejaba entrever una vanidad sin límites. La noche anterior al partido con las chicas descubrió un extraño amuleto bajo su camastro. Aún no ha podido averiguar quien le otorgó semejante regalo, pero fue cogerlo entre sus dedos y sentir un aura de buena suerte que recorría su espina dorsal. Ahora los chicos le hacían más caso en el campo. Incluso el pase que realizó para que los Mousetoon anotaran fue un pase fallido pero que rebotó en la dirección adecuada. ¡Seguramente fue cosa del amuleto!

Pixie no se había quitado la armadura, el hedor que emanaba era considerable, pero normal para el equipo. Sus divagaciones le llevaban de un pensamiento a otro, sus próximos dos partidos eran contra equipos orcos; los malditos pieles verdes golpean con dureza, tenían que ir con cuidado. Sus ojos observaban con orgullo su equipo, Dixie tenía una nueva armadura, Ratatouille era el Skaven más veloz que había visto en su vida, Mickey, incluso con sus tremendas heridas, lograba derribar a todos sus oponentes aunque él tuviera que caer con ellos, ¡Pixie hasta notaba que había mejorado él mismo en tácticas defensivas con respecto a los demás! Pero el cambio que más le extrañaba fue el de Minnie, parecía más segura de si misma... eso estaba bien. Pero si una cosa no le dejaba de rondar en la cabeza era la extraña voz que escuchó la noche antes del partido, esa voz prometiendo mutaciones, la tenía grabada en la mente y no era capaz de deshacerse de ella. ¿Fue real o tan solo una extraña alucinación?

Todos los rostros reflejaban algún tipo de autosuficiencia, pero el que esa noche superaba al de los demás era el de Stuart Little, aún con el collarín que sujetaba su maltrecho cuello, logró hacer el partido de su corta vida. Pegó duro, esquivó, y ayudó en todo lo posible a su equipo. La recompensa llegó con un MJE que le sorprendió tanto como le alegró. Notaba algo en él que había cambiado profundamente, y aunque no sabía que era, le hacía sentir mucho mejor.

Rasca se mostraba más taciturno que nunca, nadie estaba a menos de dos metros de su corpulento cuerpo por si acaso se abandonaba a un frenesí de violencia. Cabizbajo miraba con ensoñación algo que sujetaba entre sus hoscas garras: un retazo de sucia tela azul manchada de sangre. Si nos acercamos al suspirante Rasca, tratando de ver de cerca el trozo de tela, podemos distinguir en un bordado de letras negras un nombre..."La Patri".
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mousetoon 2 - 1 Hulkitoz de Grom

Mensaje  Busanya el Dom 03 Abr 2011, 20:32

Los últimos espectadores del partido estaban saliendo del estadio de los Mousetoon. Infinidad de suciedad y restos de comida, alguna aún viva, decoraban las graderías.

Bob y Jenkins sujetaban en sus manos dos banderolas con tres piedras brujas sobre fondo sable, el escudo de los Mousetoon. El resultado del marcador reflejaba un 2-1 a favor de los skavens. El césped aún tenía zonas llenas de sangre de los salvajes placajes que los orcos propinaron a los Mousetoon, pero estos parecían ser de otra pasta, tal y como caían, se volvían a levantar. Si alguno de ellos perdía el sentido, un breve descanso y preparado estaba para la siguiente entrada.

Bob miró a Jenkins con una sonrisa en sus labios que podía haber ahorrado ya que mostraba los pocos dientes que tenía y unas encías sangrantes. Su aliento olía al brebaje que había estado bebiendo durante el partido mientras comentaba:

- ¡Tío, ha sido uno de los mejores partidos que he visto de los Mouse! ¡Que pasada cuando Rasca le atizó al Troll con todas sus fuerzas!
- ¡Buah! ¿Viste a Super Ratón como corría con el balón para anotar? - preguntó Jenkins.
- ¿Tú que crees? ¡Pasó tan cerca de donde estábamos sentados que casi pude tocarlo!

Bob y Jenkins siguieron paladeando la victoria de su equipo mientras se dirigían, los últimos, fuera del estadio. Pero vamos a fijarnos en una extraña sombra que se deslizaba detrás de ellos. Era una mole envuelta en harapos que se abalanzaba violentamente sobre los dos pobres incautos. Cuando los atrapó con sus enormes brazos hizo chocar sus cráneos con un sonoro crack, señal de que se habían roto. Instantes después sus cuerpos caían desmadejados al suelo. Sin tardanza, la mole harapienta arrastró los cuerpos hasta una entrada de las alcantarillas y los lanzó a su interior. Mientras el asesino entraba en la alcantarilla, una profunda voz decía:

- Puede que este sacrificio sea suficiente...

Era la misma voz que sorprendió a Pixie mientras celebraba su primera victoria.
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mousetoon 1 - 1 Zatanazez del Infierno

Mensaje  Busanya el Jue 07 Abr 2011, 14:24

El viento soplaba con la suficiente fuerza para arrastrar unas páginas de El Heraldo de Reikland hasta las puertas del estadio donde se quedaron pegadas a la pared. La página que quedaba a la vista mostraba dos retratos con una palabra que a modo de titular decía "Desaparecidos", debajo de los retratos se podía leer "Bob Putrefacto" y "Jenkins Alientofuerte". Otro golpe de aire despegó esas páginas de la pared del estadio y las envió muy altas por encima de las graderías. Abajo, en el campo, un equipo de pieles verdes se envalentonaban frente a una formación más seria de lo habitual de Skavens. Eran los Mousetoon que se enfrentaban a los Zatanazez, el equipo líder del tercer grupo de la segunda división. Los pieles verdes eran moles que ensombrecían las figuras de los Mousetoon, ya que Rasca aún estaba en el banquillo ajustándose su nueva hombrera. Lo que quedaba de El Heraldo de Reikland descendió en picado al campo empujado por una corriente de aire, revoloteó cerca del césped y aterrizó en la línea de medios. Justo en ese instante el árbitro hizo sonar su silbato y un enorme pie aplastó los rostros de Bob y Jenkins formando una argamasa de papel, barro y sangre seca. Con un grito estremecedor Rasca apareció en el campo. Aunque parecía el mismo, destilaba más furia que nunca. Los Orcos empezaron atizando fuerte pero, tal y como ya es una costumbre en los Mousetoon, los Skavens aguantaban todos y cada uno de los golpes.

- ¡A por elloz! - gritó una mole enorme de Orco Negro. - ¡Aplaztadloz a todoz!

Los Mousetoon no se amilanaron y empezaron a corretear de un lado a otro, hostigando, castigando a golpes a los Zatanazez y enviando un Orco Negro inconsciente al banquillo. Las carreras y los golpes se sucedían constantemente, y el número de jugadores Skavens empezaba a disminuir peligrosamente cuando Rasca empezó a abrirse paso por la fuerza entre las líneas orcas. Todo aquel que trataba de detener su avance se veía apartado violentamente y con un golpe tremendo, Rasca, hizo que los Zatanazez perdieran el balón. Se acercaba el primer periodo y los Orcos resoplaban de furia y sorpresa al encontrarse un rival tan valiente que les impedía anotar. El goblin que arbitraba el partido pitó el final del primer periodo. Pixie estaba orgulloso del trabajo realizado, los Skavens inconscientes se recuperaron para el segundo tiempo, no así el Orco Negro que seguía soñando con aquello que sea que deben de soñar los pieles verdes.

El segundo tiempo fue increíble. En vez de lanzarse al ataque alocadamente, los Mousetoon, bajo la tutela de Pixie, lograron contemporizar el partido y anotar cuando y como los Skaven quisieron. Aunque Mickey Mouse dejó literalmente su piel en el campo, los Orcos no consiguieron frenar el avance Skaven y Super Ratón anotó. Ya quedaba poco tiempo para finalizar el partido, los Mousetoon ganaban por un tanto a cero cuando un terrible golpe dejó inconsciente a Pixie. Los Mousetoon se sintieron perdidos y, sin la tutela de su capitán, empezaron a desorganizarse poco a poco. Como resultado, los Orcos disponían de una última oportunidad para anotar, para ello debían atravesar una red de jugadores de los Mousetoon y evitar a Rasca que venía como una locomotora a por el lanzador Orco. No llegó a alcanzarlo. Le falló el aliento en el último momento. Aprovechando la situación, y con el sonido del silbato, los Zatanazez empataron el partido.

Rasca se acercó al banquillo y lamió con perversa lujuria el trozo de tela que robo a una amazona, tras lo que se agachó y empezó a agitar a Pixie.

Bajo la oscuridad tumultuosa del velo de la consciencia de Pixie, este, creía ver a la Rata Cornuda sonriéndose con orgullo y maldad. Su temible figura se acercó y le atizó un terrible golpe. Pixie se despertó vomitando, su mirada perdida se detuvo en el marcador que señalaba empate a uno. En su cabeza resonaba una oscura letanía: "Más sacrificios. Más muerte."
avatar
Busanya

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 46
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Mousetoon salen de Plagaskaven

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.